La sensibilidad en los dientes es un problema que afecta a 1 de casa 7 adultos la cual causa una sensación de dolor temporal al exponer la dentina, parte interna del diente, a algún estímulo externo como las bebidas frías o calientes, los dulces o los ácidos, así como las presiones por el cepillado.  Tu higiene bucal puede verse dificultada a causa de la sensibilidad en los dientes y si no se trata correctamente puede llevar a otras patologías como la caries o enfermedades periodontales.  La solución para la sensibilidad dental es muy sencilla y únicamente necesitarás tener algunos hábitos para mejorar tu salud dental.  Lo primero que debes hacer es tener una buena higiene bucal diaria.  Utiliza una pasta para dientes sensibles especial, como SensiLacer, con una acción desensibilizante rápida y prolongada que te permitirá tener una mejor higiene bucal sin molestias y reduciendo la sensibilidad ante el frío, el calor o los alimentos.  El cepillo también es importante, por ello, cambia tu cepillo habitual por un cepillo de dientes especial para dientes sensibles, con filamento más suaves.  Utiliza también un colutorio específico para dientes sensibles, como Desensis Plus, para completar la acción de desensibilizar tras el cepillado.  También es importante cambiar un poco tu alimentación, así favorecerás a tus dientes. Por ejemplo, evita los alimentos ácidos como zumos o bebidas de naranja, manzana o yogurt, así como los alimentos y bebidas muy frías o calientes.  Corrige tus malos hábitos, deja de utilizar palillos o de utilizar tus dientes para cortar cosas como hilos o abrir botellas. Evita fumar o déjalo por completo, el tabaco es un gran rival de la salud dental.  Por último, consulta con tu odontólogo si no notas mejoras, él te recomendará un tratamiento específico para tus dientes.

La sensibilidad en los dientes es un problema que afecta a 1 de casa 7 adultos la cual causa una sensación de dolor temporal al exponer la dentina, parte interna del diente, a algún estímulo externo como las bebidas frías o calientes, los dulces o los ácidos, así como las presiones por el cepillado.

Tu higiene bucal puede verse dificultada a causa de la sensibilidad en los dientes y si no se trata correctamente puede llevar a otras patologías como la caries o enfermedades periodontales.

La solución para la sensibilidad dental es muy sencilla y únicamente necesitarás tener algunos hábitos para mejorar tu salud dental. 

Lo primero que debes hacer es tener una buena higiene bucal diaria.

Utiliza una pasta para dientes sensibles especial, como SensiLacer, con una acción desensibilizante rápida y prolongada que te permitirá tener una mejor higiene bucal sin molestias y reduciendo la sensibilidad ante el frío, el calor o los alimentos. 

El cepillo también es importante, por ello, cambia tu cepillo habitual por un cepillo de dientes especial para dientes sensibles, con filamento más suaves. 

Utiliza también un colutorio específico para dientes sensibles, como Desensis Plus, para completar la acción de desensibilizar tras el cepillado.

También es importante cambiar un poco tu alimentación, así favorecerás a tus dientes. Por ejemplo, evita los alimentos ácidos como zumos o bebidas de naranja, manzana o yogurt, así como los alimentos y bebidas muy frías o calientes.

 

Corrige tus malos hábitos, deja de utilizar palillos o de utilizar tus dientes para cortar cosas como hilos o abrir botellas. Evita fumar o déjalo por completo, el tabaco es un gran rival de la salud dental.

 

Por último, consulta con tu odontólogo si no notas mejoras, él te recomendará un tratamiento específico para tus dientes.