buena-higiene-bucodental

Una adecuada higiene bucodental desde la infancia es fundamental para conservar la dentadura, encías y boca en óptimas condiciones saludables. Entre los pasos más importantes para el cuidado de la boca están el cepillado diario, el uso de hilo dental, una revisión periódica por parte del dentista y realizar una dieta saludable, poniendo límites al consumo de dulces.

El cepillado de dientes en niños debe ser un hábito incorporado desde pequeños, esto les ayudará a incluirlo en sus hábitos de aseo personal diarios y poco a poco ellos solos se darán cuenta de la importancia que tiene el cepillado para su salud y bienestar.

Cepillar diariamente los dientes ayuda a prevenir la formación de placa dental y eliminar las bacterias, que a largo plazo puede producir infecciones bucodentales.

Los problemas y enfermedades más comunes que suelen aparecer por una incorrecta o insuficiente higiene bucodental son los siguientes:

-        Caries.

-        Halitosis.

-        Gingivitis.

-        Periodontitis.

-        Desarrollo excesivo de placa bacteriana y formación de sarro.

Es recomendable cepillar los dientes un mínimo de 2 veces al día, aunque lo ideal es cepillarlos después de realizar cualquier comida. Además debes dedicarle al menos entre 2 o 3 minutos cada vez y finalizar el cepillado con el empleo de la seda dental o un enjuague bucodental.

En definitiva, una buena higiene bucodental debería pasar por la realización de cuatro hábitos básicos:

-        El cepillado

-        Empleo del hilo dental

-        Enjuague

-        Visita periódica al dentista.