Cómo proteger tu piel ante el sol

Ya no queda mucho para el verano y los rayos del sol son cada vez más intensos. Y aunque el sol es una fuente de salud y bienestar, debemos exponernos a él siempre con una protección adecuada.

Tomar el sol con prudencia es muy beneficioso para tu salud. Proporciona vitamina D, que es fundamental para la mineralización de los huesos y de los dientes. Aumentan las defensas, reduce los niveles de colesterol y mejora el estado de ánimo.

En cambio si te expones al sol sin protección puedes tener consecuencias muy graves en la piel; como quemaduras, rojeces y manchas en la piel. Y si esto se convierte en un hábito, a largo plazo puedes desarrollar cáncer de piel y envejecimiento prematuro.

A continuación te damos unos consejos para que cuides tu piel, y así puedas disfrutar del sol sin preocupaciones.

1. Debes evitar el uso de productos que contengan alcohol, antes de tomar el sol, ya que pueden producir manchas en la piel.

2. Debes mantener tu piel hidratada, limpia y sin maquillaje.

3. Escoge una crema de protección alta (30) o muy alta (50+), con filtro físico para los niños menores de dos años y químico para el resto de edades.

4. Ponte el protector solar 30 minutos antes de exponerte al sol.

5. Vuélvete a aplicar la crema solar una vez salgas de la piscina o del mar.

6. No emplees las cremas solares de un año para el otro, ya que los filtros puede que pierdan eficacia y la protección del producto sea menor.

7. Debes ser más cuidadoso a la hora de proteger algunas zonas de tu cuerpo que son más sensibles como la cara, cuello, cabeza, escote, etc.

8. Extrema la precaución entre las 12 y las 16 horas, ya que las radiaciones solares son más agresivas. E ingiere abúndate líquido, para compensar la pérdida de hidratación que se produce al exponerte al sol.