estres-laboral

Aunque puede resultar curioso, en verano aumentan los casos de estrés laboral. Antes de coger las vacaciones estamos agotados y además, por si fuera poco, hay que dejarlo todo preparado para que no se quede nada por hacer. Menos raro es el estrés a la vuelta de las vacaciones, producido por la llamada depresión postvacacional.

Como es obvio, esta situación afecta al bienestar físico y psicológico del trabajador y llega a deteriorar el clima organizacional. Para evitar todo esto te dejamos unos consejos que pueden ayudarte:

Mide tu tiempo antes de ir al trabajo: Ir a contrarreloj puede ser causa de estrés. Levántate con suficiente tiempo para ir relajado a tu puesto de trabajo.

Planea tus tareas: Haz un análisis de tus responsabilidades diarias. Es importante que les pongas prioridad, de lo contrario perderás tiempo y aumentará tu nerviosismo.

Haz pequeñas pausas: Desconecta aunque sea 5 minutos. Siempre que sea posible sal a la calle y disfruta del aire libre. Respira hondo durante unos minutos.

Organiza tu puesto de trabajo: El lugar de trabajo influye en la estabilidad mental. Evita el desorden, deshazte de las pilas de papeles que ya no necesites.

Por ultimo, desconecta del trabajo: Si has decidido coger unos días de vacaciones, deja de lado toda esa tensión y disfruta de tu tiempo libre.