Los cigarrillos electrónicos: ¿más sanos que el tabaco?

En los últimos meses se ha duplicado el uso de cigarrillos electrónicos, en gran parte debido a sus supuestas propiedades que son menos tóxicas y de gran ayuda para dejar de fumar. Sin embargo a muchos les surge la duda de sí de verdad son una buena alternativa para dejar de fumar.

Para resolver esta duda sólo debemos analizar los componentes de un cigarrillo electrónico, y vemos que, aunque en menos proporciones, las sustancias son muy semejantes a las que encontramos en un cigarrillo normal.

Los cigarrillos electrónicos no emiten simplemente vapor de agua, sino que poseen cantidades variables de nicotina, alquitrán y otras sustancias químicas que pueden afectar a la salud de tu organismo.

Al contener nicotina son igualmente adictivos, por tanto las personas en vez de abandonar el tabaco por completo lo que hacen es cambiarlo por una versión menos tóxica pero igualmente dañina.

Además, hay personas que lo emplean como alternativa para fumar en zonas no fumadoras, aprovechando el vacío legal que existe al respecto, sin darse cuenta que están poniendo en peligro  la salud de las personas que los rodean 

En definitiva, aunque no haya datos científicos al respecto, todo indica que los cigarrillos electrónicos no son una ayuda para dejar de fumar, además de seguir siendo perjudiciales para la salud.