Adiós a la piel flácida

En ocasiones, cuando realizamos una dieta de pérdida de peso, nuestra piel puede tardar en volver a su estado normal, y por ello, podemos encontrarnos con otros problemas como la piel flácida o la aparición de estrías. Deshacerse de estas bolsas de piel puede ser incluso más difícil que perder peso. A continuación podrás encontrar varios consejos que te ayudarán a tonificar y le darán elasticidad a tu piel, sin tener que recurrir a la cirugía.

 

  1. Acude a clases de Pilates donde realizarás ejercicios de yoga que se concentran en la fuerza central del estómago y piernas, estos ejercicios te devolverán la elasticidad normal de tu piel.
  2. Sí no te gusta realizar Pilates puedes combinarlo con un entrenamiento de peso, pero siempre bajo la supervisión de un profesional para evitar posibles lesiones.
  3. Antes de finalizar el baño toma una ducha fría con crema exfoliante, cuanto más células muertas elimines más rápido recuperaras tu tonicidad.
  4. Después de la ducha usa crema reafirmante que ayudará a unir las células de tu piel aportando suavidad y firmeza.
  5. Ingiere alimentos nutritivos que promuevan la elasticidad de la piel como los arándanos, la soja, moras y alcachofas. Estos alimentos tienen ciertas propiedades que te ayudan a mejorar tu elasticidad y promueven la producción de colágeno.

 

Aumentar de peso hace que la piel se estire, y por tanto la pérdida del mismo hace que la piel se torne flácida particularmente en el abdomen, muslos y la parte superior de los brazos. Afortunadamente tiene remedio, sigue nuestros consejos, práctica ejercicio, lleva una alimentación saludable y verás como todo vuelve a su sitio. ;)