Durante el embarazo, la alimentación juega un papel extremadamente importante, pues hay que nutrir a dos personas. Ser una persona activa implica también responsabilizarnos por nuestra salud física, por tanto, es necesaria una alimentación equilibrada que te proporcione los nutrientes adecuados para favorecer el crecimiento y desarrollo del bebé, la calidad de la placenta, mantener el nivel de energía a lo largo de el embarazo, parto y post-parto, prevenir anemias y activar la producción de la leche. 

Existen 6 elementos básicos para una correcta nutrición en el embarazo:

  
1. Proteínas: Nos proporcionan los aminoácidos esenciales para la construcción de nuevos tejidos y para asegurar que las enzimas, las hormonas y anticuerpos funcionen correctamente. Durante el embarazo necesitas alrededor de un 50% de proteínas.
2. Grasas: Son una de las fuentes de energía más importantes. Aseguran el buen funcionamiento del cuerpo, particularmente del sistema nervioso.
3. Hidratos de carbono: Son la fuente fundamental de energía.
4. Vitaminas y minerales: Son cruciales para el crecimiento y desarrollo del feto. Es recomendable que sean productos frescos y completos para que proporcionen el mejor aporte de estos nutrimentos vitales, puesto que algunas vitaminas se encuentran en gran concentración bajo la piel de la fruta y las verduras, otras, especialmente la vitamina C, se destruye cuando se las somete a cocción o se las procesa. 
5. Hierro
6. Calcio

Desde Farmacia Ana Llusar te recomendamos Natalben Supra, un complemento alimenticio con ácido fólico, que contribuye al crecimiento normal del tejido materno durante el embarazo. Sus componentes principales son: 

  • Ácido Fólico (Vitamina B9) y Vitamina B12: El ácido fólico es esencial para la multiplicación y la división celular. Esta vitamina actúa desde el comienzo de la gestación, por lo que es recomendable su suplementación en la mujer embarazada. La vitamina B12 interviene en la división celular junto con el ácido fólico.
  • Yodo: Es necesario para el correcto desarrollo del feto. Durante el embarazo aumentan las necesidades de yodo que están relacionadas con un correcto crecimiento y desarrollo intelectual del niño.
  • Hierro: En el embarazo se produce un aumento considerable de los requerimientos de hierro para asegurar las reservas de la madre y el adecuado aporte al bebé. Es un mineral muy importante ya que garantiza el transporte de oxígeno a las células.
  • Ácidos grasos Omega-3: Son nutrientes esenciales para el organismo que sólo pueden ser ingeridos con la dieta. El DHA contribuye al desarrollo cerebral, visual y ocular del bebé.
  • Vitamina D: Se precisan niveles adecuados de vitamina D en la madre durante el embarazo para que el calcio se absorba correctamente. Además, la vitamina D es necesaria para el crecimiento y el desarrollo normal de los huesos en los niños.